La cultura en las organizaciones

“Al igual que las personas, las empresas a través de su cultura, poseen una huella digital única y diferente a las demás; diferencia que la dota de un sello y personalidad particular muy difícil de emular”.

Cuando hablamos de cultura, hacemos referencia a una serie de comportamientos habituales, normas y creencias / paradigmas que se evidencian en la práctica diaria y resultados de una organización. Abarca enunciados formales e institucionales como la misión, visión y valores que promulgan y por tanto rigen o deberían regir las acciones de quienes la conforman; así como aspectos que aun no estando escritas la dotan de una personalidad y singularidad, como por ejemplo, la forma en la que sus líderes reconocen o no el trabajo realizado, la comunicación cercana y horizontal que sostienen, o en su defecto, la verticalidad y formalidad de la misma; la autonomía para tomar decisiones, la preocupación por resolver problemas que permitan ser más efectivos y generar un valor agregado o no, entre otras.

El gestionar la cultura de una empresa, permite a sus directivos el pensar y re-definir de ser el caso, las prácticas que desean instaurar, sostener y/o disminuir en línea con los objetivos estratégicos y la imagen a consolidar, tanto al interior como al exterior de esta; lo que a su vez, guiará la toma de una serie de decisiones y comunicaciones que conduzcan de manera consistente y coherente, a que dichas prácticas se conviertan en normales y esperadas, reflejando así, una disposición a pensar, actuar y relacionarse por parte de quienes conforman y lideran la organización.

Es así que, una empresa preocupada por generar valor y diferenciarse tendrá siempre una preocupación por su cultura y prácticas cotidianas, que a su vez definirán la identidad, carácter y personalidad de la misma.

 

Escrito por : Marjorie Abad

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *